¿Enseña Pablo que el amonestado en 2 Tesalonicenses 3:15, ya no es hermano en Cristo?

¿Enseña Pablo que el amonestado en 2 Tesalonicenses 3:15, ya no es hermano en Cristo?

21 de enero de 2021 0 Por volviendoalabiblia.org

Pablo dice, “Mas no lo tengáis por enemigo, sino amonestadle como a hermano”. El apóstol está dando instrucciones con respecto a lo que se debe hacer con aquel que no obedece a las enseñanzas vertidas en la carta a los Tesalonicenses (v. 14).  No obstante, ¿está diciendo que, aquel que “no obedece” a lo que dice Pablo en la carta, no es hermano en Cristo? No, no es lo que está diciendo.

Para entender las palabras de Pablo, es necesario definir el vocablo, “hermano”.  La palabra “hermano” allí está. Es del griego “αδελφον”, y en el Nuevo Testamento, tiene los siguientes usos.

  1. Se usa para referirse a un pariente masculino, Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores (Mateo 4:18). En este texto encontramos la palabra “hermano” dos veces. Primero en “plural” (hermanos) y luego en “singular” (hermano). Es evidente que, al decir, “su hermano”, indica que “Andrés”, es hermano en la carne de “Pedro” (cfr. Juan 1:40).
  2. Se usa para referirse a hermanos en la fe, sean hombres o mujeres, Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos (Romanos 4:18)
  3. Se usa para referirse a un compatriota, “Varones hermanos, se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy” (Hechos 2:29; cfr. V. 14, 22.)

Ahora, la pregunta es, ¿Cómo usa Pablo la palabra “hermano” en 2 Tesalonicenses 3:15? Por la expresión, “como a hermano”, creo que se usa en el sentido número 1. Pablo no usa la palabra “hermano” en el sentido 2, ni en el sentido 3.  Pablo no usa la palabra “hermano” en el sentido de un “hermano en la fe”, ni tampoco en el sentido de ser un “compatriota”, sino un hermano “en la carne”, haciendo así énfasis al “amor fraternal” que entre cristianos debemos practicar (cfr. 1 Tesalonicenses 4:9; Romanos 12:10; Hebreos 13:1; 1 Pedro 1:22; 2 Pedro 1:7).

Cuando Pablo dice, “como a”, indica LA MANERA en que se debe amonestar al creyente que desobedece lo que la carta dice. ¿De qué MANERA hemos de amonestar a los hijos de Dios que desobedecen lo que Pablo ha escrito? ¿Debemos tenerlos por enemigos? No, sino amonestarles “como a hermanos”, es decir, como si se tratara de nuestros propios hermanos en la carne. Pablo no está diciendo si los tales son o no son “hermanos en Cristo”, está diciendo CÓMO debemos amonestarles, cómo debemos ir a ellos para advertirles sobre su pecado. ¿Cómo? Como si fuesen de nuestra misma sangre. Como “consanguíneos”, como a nuestros propios hermanos en la carne.

TEXTOS PARALELOS.

Notemos algunos textos que se expresan exactamente igual como lo hace Pablo aquí:

1 Timoteo 5:1, No reprendas al anciano, sino exhórtale como a padre; a los más jóvenes, como a hermanos.  Pablo dice, “No reprendas”. La palabra “reprendas” usada aquí, es επιπληξης (epiplexes), compuesta por “epi” (sobre) y “plesso” (golpear, pegar), indicando que no se debe “golpear con palabras”, usando de lenguaje severo. Más bien, dice Pablo, hay que “exhortar” al “anciano”, COMO SI FUERA NUESTRO MISMO PADRE TERRENAL. La palabra “como”, indica LA MANERA DE LLEVAR A CABO ALGO, en este caso, la manera de exhortar al que es anciano.  A los que son jóvenes, Timoteo debe exhortarles también, “como a hermanos”, es decir, COMO SI FUESEN SUS PROPIOS HERMANOS EN LA CARNE. Cuando Pablo dice “como a padres” y “como a hermanos”, no está diciendo que “no son hermanos en Cristo”, más bien, está indicando la manera de exhortar a los tales, es decir, como si fuesen de nuestra propia familia en la carne, como si el anciano fuese nuestro padre, y los jóvenes, como si fuesen nuestros propios hermanos en la carne.

El verso 2, dice: a las ancianas, como a madres; a las jovencitas, como a hermanas, con toda pureza. ¿Cómo debe Timoteo exhortar a las mujeres de edad avanzada? Dice, “como a madres”. No, Pablo no está diciendo que las tales “no son hermanas en Cristo”; está diciendo que, al amonestar a una mujer de edad, Timoteo debe exhortarla COMO SI SE TRATASE DE SU PROPIA MADRE EN LA CARNE.  Luego dice, “a las jovencitas, como a hermanas, con toda pureza”.  Al decir “como a hermanas”, no está diciendo que “no son sus hermanas en Cristo”, sino que, al exhortar a una joven, él debe hacerlo COMO SI SE TRATASE DE UNA HERMANITA EN LA CARNE QUE ES MENOR QUE ÉL, de allí que añade, “con toda pureza”

La frase, como a hermanos” de 2 Tesalonicenses 3:15, tiene la misma construcción gramatical de 1 Timoteo 5:1, 2 – como a padre”, como a hermanos”, como a madres”, como a hermanas”.

Otros textos usan la misma construcción, cambiando solamente de sustantivo, pero tienen básicamente la misma idea que 1 Timoteo 5:1, 2 y 2 Tesalonicenses 3:15.

1 Corintios 4:14, No escribo esto para avergonzaros, sino para amonestaros como a hijos míos amados.  Pablo está indicando LA MANERA en que estaba amonestando a los cristianos en Corinto. Dice que los trata como a hijos míos amados”, es decir, como si fuesen sus propios hijos. Como si él fuese su propio padre en la carne.  Pablo no está diciendo que ellos “no son hijos de Dios”, sino que LOS TRATA, los amonesta, como si fuesen sus propios hijos en la carne.

Gálatas 4:14, y no me despreciasteis ni desechasteis por la prueba que tenía en mi cuerpo, antes bien me recibisteis como a un ángel de Dios, como a Cristo Jesús.  Cuando Pablo dice, “como a un ángel de Dios”, no está diciendo que hubo un tiempo en que él era “un ángel de Dios” y ahora ya no es un ángel. Tampoco está diciendo que durante un tiempo él “era Cristo”, y ahora “ya no es Cristo”. Más bien, él está indicando LA MANERA en que los Gálatas lo recibieron. El amor de ellos fue tal, que lo recibieron DE LA MANERA en que alguien recibiría a un ángel de Dios, o DE LA MANERA en que alguien recibiría al mismo Cristo. La frase, “como a”, no quiere decir que “un tiempo era y ahora ya no es”. Así, en 2 Tesalonicense 3:15 la frase “como a hermano” no significa que “un tiempo eran hermanos y ahora ya no son”, como tampoco significa que Pablo “era un ángel” y ahora “ya no es”.  La frase “como a” indica LA MANERA en que se lleva a cabo aquello que dice el verbo.

¿Cómo deben “obedecer” (verbo) los “siervos” a sus “amos terrenales”? La Biblia dice, “como a Cristo”, es decir, DE LA MANERA en que se obedece a Cristo. La idea no es si los amos terrenales “son o no son Cristo”, sino LA MANERA en que han de ser obedecidos.

¿Cómo debía “recibir” (verbo) Filemón a Onésimo? Dice la Biblia, “el cual vuelvo a enviarte; tú, pues, recíbele como a mí mismo. La idea no es si Onésimo “es o no es Pablo mismo”, sino LA MANERA en que ha de ser recibido por Filemón. ¡Se trata de un adverbio de modo! Filemón lo ha de recibir, DE LA MANERA en que recibiría al mismo Pablo. ¡Esta es la idea del asunto!

Mateo 19:19 – Amarás (verbo) a tu prójimo como a ti mismo.  La frase “como a” indica LA MANERA en que debemos amar a nuestro prójimo. Es decir, COMO SI SE TRATARA DE NOSOTROS MISMOS. Así como me amo a mí mismo, así debo amar a mí prójimo.

¿SON O NO SON?

Cuando los hermanos interpretan la frase “como a”, en el sentido que la persona no es aquello que se nombra, es decir, “hermano”, entonces llegamos a algo que no tiene sentido.

1 Corinitos 3:1 De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo.  Si la frase, “como a” indica que los tales no son aquello que se nombra, entonces, ¿qué dice Pablo cuando escribe, “como a espirituales”? ¿Quiere decir que “ya no son espirituales”? ¿De verdad? Si es así, entonces, ¿qué significa cuando dice, “como a carnales”? ¿Significa que “no son carnales”? Y si no son, ni una cosa, ni la otra ¿Qué son, entonces? ¿Son carnales o no son? ¿Son espirituales o no son? ¿Qué son? ¿Son niños en Cristo, o no son niños en Cristo? Dice, como a niños en Cristo”, ¿quiere decir que “no son” niños en Cristo? Todo resulta en un verdadero absurdo.

La verdad es que la frase, “como a”, no tiene nada que ver con eso de que la persona es o no es aquello que se nombra. Más bien, dicha palabra DESCRIBE LA MANERA DE HACER AQUELLO QUE EL VERBO INDICA.  ¿DE QUÉ MANERA les hablará Pablo? No les hablará DE LA MANERA EN QUE SE HABLA a quienes son fieles al Señor. Más bien, les hablará DE LA MANERA que se habla “a carnales”, es decir, a persona que practican las obras de la carne. Les hablará DE LA MANERA que se habla a personas que son “niños en Cristo”, es decir, inmaduros en la fe. Ellos están “en Cristo”, pero son inmaduros, dejándose todavía controlar por la carne.  Entonces, cuando interpretamos la frase “como a”, con el sentido de que la persona no es aquello que se nombra, llegamos a un reverendo absurdo. Es un error interpretar dicha frase de esa manera.

¿SON “ENEMIGOS” O SON “HERMANOS”?

El contraste en las palabras de Pablo también es clave para entender su enseñanza. El dice, no como “enemigos”, sino como a “hermanos”. ¿Qué son, aquellos que han de ser amonestados? ¿Son “enemigos” o son “hermanos”? Bueno, Pablo quiere evitar que estos que son objeto de una amonestación, no sean tratados como “enemigos”, es decir, no quiere que se les trate como ase le trata a un enemigo. No quiere que sean tratados con ira, con saña, sin misericordia alguna. Cuando tenemos la obligación de amonestar a un hermano en Cristo, no debemos ir a él para destruirle, aborreciendo su persona. No debemos enardecernos con ellos, ni odiarlos. Pablo quiere evitar tal clase de conducta. Más bien, dice Pablo, debemos amonestarles “como a hermanos”, expresando nuestra preocupación por él, nuestro amor, y nuestro deseo de andar con él en la verdad. Le advertiremos de las consecuencias de su camino, pero siempre lo haremos con un interés genuino de que deseamos lo mejor para él. ¡Se trata de salvar a uno que amamos en el Señor! No se trata de destruir a uno que odiamos en la carne. Entonces, ¿cree usted que Pablo esté diciendo, amonéstalo como a uno que yo no es tu hermano? ¡Imposible!

CONCLUSIÓN.

¿Está Pablo diciendo en 2 Tesalonicense 3:15, que el cristiano que peca, “ya no es un hermano en Cristo”? He demostrado que no es lo que está diciendo. Lo que él está enseñando, es LA MANERA EN QUE SE DEBE AMONESTAR a los cristianos que pecan, que desobedecen. No debemos tratarlos DE LA MANERA que se trata a un “enemigo”, sino DE LA MANERA QUE SE TRATA a un hermano en la carne, es decir, es decir, de manera fraternal.

Lorenzo Luévano Salas.

Evangelista.