Jesús, el hijo de Dios.

Jesús, el hijo de Dios.

1 de febrero de 2021 0 Por volviendoalabiblia.org

Creer que Jesús es el Hijo de Dios, es vital para la salvación del hombre, sin embargo, muchas personas no entienden lo que esto significa, y algunos otros llegan a tal grado de entender exactamente lo opuesto a su significado bíblico. ¿Cómo creer en algo que no se entiende? Debemos entender correctamente lo que significa esta gran verdad, para poder creer.

Jesús, el Hijo de Dios.

El apóstol Juan deja muy en claro que Jesús no es solamente “un” hijo de Dios, sino “el” Hijo de Dios, además afirma que la vida eterna depende de creer esto.

Jua 20:30 Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro.

Jua 20:31 Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.

Así mismo enseña que Jesús es el Hijo Unigénito de Dios, la palabra unigénito viene del griego “monogenés” que significa: único nacido.

Jua 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

¡Existe una diferencia abismal entre ser creado y ser nacido!

Lo credo no posea la naturaleza del creador, mientras que el que es nacido forzosamente posee la naturaleza de su progenitor.

En la biblia podemos encontrar la expresión “hijos de Dios” en repetidas ocasiones, como por ejemplo, Job 1:6, donde aún satanás es considerado como hijo de Dios.

Job 1:6 Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás.

Esto se debe a que se usa la expresión en un sentido “amplio” (por decirlo de alguna manera) donde todo ser creado por Dios, es considerado como “hijo de Dios”, en este sentido todos los ángeles (incluso Satanás) y todos los hombres (buenos y malos) somos considerados como hijos de Dios, mas esto no significa que seamos de la misma naturaleza, porque no nacimos de Dios, sino que fuimos creados por él.

Por la enseñanza del apóstol Pablo a los efesios y a los romanos, vemos que Dios adopta como hijos a aquellos hombres quienes creen en Jesús, la adopción es un asunto legal, si somos adoptados por Dios tenemos legalmente derecho a heredar con Cristo.

Efe 1:4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,

Efe 1:5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,

Rom 8:16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

Rom 8:17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

Aun y con ser adoptados como hijos de Dios, esto no nos da la naturaleza divina, por la adopción gozamos de grandes bendiciones, mas continuamos siendo de naturaleza humana.

Cuando la escritura dice que “Jesús es el Hijo de Dios” se implica que es de la misma naturaleza que Dios, es decir, que Jesús es igual a Dios.

Esto es confirmado por el escritor a los hebreos, que dice:

Heb 1:3 “el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder…”

La sustancia de Dios (esencia, naturaleza) es la misma naturaleza de Jesús.

Los judíos entendían muy bien la implicación de ser “el Hijo de Dios”.

Juan 10:30-39

Jua 10:30 Yo y el Padre uno somos.

¿Qué quiso decir Jesús con esto? Algunos que niegan la naturaleza divina de Jesús, proponen que solo estaba diciendo que Él y el Padre son uno en propósitos, si esto es así, ¿porque los judíos quisieron apedrearle?

Jua 10:31 Entonces los judíos volvieron a tomar piedras para apedrearle.

¿Acaso tener los mismos propósitos del Padre está mal? ¿Acaso los judíos no deseaban cumplir con los propósitos de Dios?

Claro que Jesús y el Padre tienen los mismos propósitos, más lo que implica que Jesús dijera “uno somos”, tiene una gran relevancia.

Jua 10:32 Jesús les respondió: Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre; ¿por cuál de ellas me apedreáis?

Jua 10:33 Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios.

Los judíos entendían muy bien la implicación de que Jesús llamara a Dios “mi Padre”, Si Dios era su Padre, Jesús era su Hijo y si Hijo, entonces de la misma sustancia, esencia o naturaleza, fue esto lo que los judíos entendieron y consideraban como blasfemia digna de muerte.

Jua 10:34 Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois?

Jua 10:35 Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada),

Jesús inicia una argumentación para mostrar y reprochar a los judíos su hipocresía.

“Si llamo dioses…” Esto se dijo de los jueces en los tiempos de la ley de Moisés (véase Salmos 82 completo),

Sal 82:6 Yo dije: Vosotros sois dioses, Y todos vosotros hijos del Altísimo;

Sal 82:7 Pero como hombres moriréis,

Y como cualquiera de los príncipes caeréis.

Es importante tener bien en claro, que a aquellos a los que “se les llamo dioses”, eran hombres, “como hombres moriréis…” solo se les llamo dioses, ya que sobre ellos vino la palabra de Dios, en cierta forma eran representantes de Dios impartiendo justicia sobre el pueblo.

[(          Nota extra:      

Considere cuidadosamente el verso 8.

Sal 82:8 Levántate, oh Dios, juzga la tierra; Porque tú heredarás todas las naciones.

Según este verso, no es “un dios” quien juzgara y heredara las naciones, sino el Dios verdadero.

Jua 5:22 Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo,

Mat 25:31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria,

Mat 25:32 y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.

Mat 25:33 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.

Mat 25:34 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo…

Salmos 82:8 se cumple en Jesús.

Fin de la nota.   }]                   

Con el propósito de mostrar a los judíos su hipocresía Jesús les pregunta.

Jua 10:36 ¿al que el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy?

Si los judíos no se escandalizaban porque a aquellos hombres se les “llamo dioses”, incluso cundo no realizaron ni prodigios ni señales, ¿Por qué se escandalizaban de que Jesús se llamara “Hijo de Dios” cuando el si los realizaba?, por eso les dice a continuación:

Jua 10:37 Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis.

Cuando Nicodemo vino a Jesús le dijo:

Jua 3:2 Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, SI NO ESTA DIOS CON ÉL.

 Jesús se hacía igual a Dios al llamar a Dios “mi Padre” y era claro que Dios estaba con él, porque podían ver sus prodigios, entonces lo que Jesús decía, debía ser verdad, ya que si fuera mentira que Dios fuera su Padre, no podría realizar prodigio alguno, porque Dios no apoyaría a un mentiroso.

Jua 10:38 Mas si las hago, aunque no me creáis a mí, creed a las obras, para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre.

 ¿Cómo es que el Padre estaba en Jesús y Jesús en el Padre? No solo en propósitos, sino en sustancia, esencia o naturaleza.

Jua 10:39 Procuraron otra vez prenderle, pero él se escapó de sus manos.

No se trataba de que los judíos no pudieran entender, sino que no quieran entender, ¿si tenían la habilidad para entender lo primero, más no lo segundo? En esto consistía su hipocresía.

Esta no fue la única vez que los judíos intentaron matar a Jesús porque se hacía igual a Dios.

Jua 5:17 Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo.

Jua 5:18 Por esto los judíos aún más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día de reposo, sino que también decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios.

 ¿Es Jesús realmente igual a Dios?

El escritor a los hebreos, deja muy en claro que Jesús fue engendrado y no creado, recuerde, ¡Existe una diferencia abismal entre ser creado y ser nacido (engendrado)!

Hebreos 1:5 Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy, y otra vez: Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo?

Engendrado; del griego “gennáo” que significa procrear (propiamente del padre. pero por extensión de la madre) esta palabra se traduce como: engendrar, dar a luz, nacer, nacimiento, concebir.

Algunos creen que hebreos 1:5 enseñan que el Padre creo a Jesús en algún momento en la eternidad, si esto es así, entonces Jesús no fue engendrado por Dios, sino creado por él, lo cual contradice a lo dicho por el escritor a los hebreos (a Dios mismo) “yo te engendre”

La respuesta a la pregunta:

¿A cuál de los ángeles dijo Dios jamás mi hijo eres tú, yo te engendre hoy…

Se da con contundencia, “a ninguno” de tal forma que podemos concluir que:

  • ningún ángel ha sido engendrado por Dios, a pesar de que todos han sido creados por Él.
  • Por consiguiente, Jesús no puedes ser un ángel.

Que Jesús sea engendrado por Dios, significa que tiene la misma naturaleza del Padre.

La mujer concibe en su vientre y es en ella en donde se gesta la vida, hasta que al llegar el tiempo establecido da a luz, el padre nada tiene que ver en la gestación y nacimiento de sus hijos, la contribución del padre consiste en aportar su esencia (naturaleza) a sus hijos.

Dios no tiene género, (no es hombre, ni mujer) más sin embargo siempre se le da una connotación masculina, por lo que una vez más podemos avistar que en la relación Padre e Hijo, se enfatiza la relación de naturaleza.

Toda relación padre e hijo forzosamente implica:

  • Una igualdad de naturaleza o esencia.
  • Una relación de autoridad.

En cuanto a la relación de autoridad, esta recae enteramente en el Padre, y el hijo debe sujetarse.

Jua 14:28 Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vengo a vosotros. Si me amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al Padre; porque el Padre mayor es que yo.

Dios Padre es mayor en autoridad que su hijo Jesucristo, ¡pero esto no implica que Jesús sea inferior en naturaleza!, ¿Acaso los Padres porque son superiores en autoridad, esto los hace seres humanos superiores a sus hijos? ¿Son los hijos menos seres humanos que sus padres? Obviamente no, todo hijo engendrado por su padre es un ser humano igual a su padre, aun y con que tenga que estar sujeto a él.

El Padre es eterno, omnipotente (todo lo puede), omnisciente (todo lo sabe) y omnipresente (esta en todo lugar), estas características son parte de su naturaleza, la cual su Hijo Jesucristo, posee igualmente.

Si Jesús no posee la naturaleza o sustancia divina, entonces no es “el Hijo de Dios”.

Jesús, el Hijo del Hombre.

En el libro de Ezequiel 2:3,6,8 entre muchos otros versos de ese libro, Dios se refiere al profeta como “hijo de Hombre” enfatizando su humanidad (su naturaleza humana), esta expresión es usado también en Jesús, en repetidas ocasiones, porque Jesús nació de mujer (nació de un ser humano).

Heb 4:15 “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.”

El escritor a los hebreos nos enseña que gracias a que Jesús se hizo semejante a los hombres (no solo exteriormente, sino que literalmente se hizo un ser humano) el pude compadecerse de nuestras debilidades, ya que experimento en carne propia, la tentación y lo difíciles que pueden resultar las pruebas. Jesús fue (y es) un ser humano como nosotros, y su humanidad le fue dada al nacer de María (al nacer de un ser humano).

El apóstol Pablo también utiliza la expresión “tomó forma” en su carta a los filipenses.

Flp 2:7 No; antes bien, se despojó a sí mismo y tomó la forma de un esclavo y llegó a estar en la semejanza de los hombres.

Flp 2:8 Más que eso, al hallarse a manera de hombre, se humilló y se hizo obediente hasta la muerte, sí, muerte en un madero de tormento (TNM).

¿Dice Pablo que Jesús solo tenía la forma mas no era realmente hombre?

¿Qué tenía la semejanza mas no era un ser humano?

Cuando Pablo dice que tomo forma de hombre, dice que se hizo realmente un ser humano, Jesús al nacer de María tomo la forma humana, no en parte, sino plenamente, es decir se hizo un ser humano exactamente igual a nosotros.

El versículo 6 dice de la siguiente manera:

Flp 2:6 quien, aunque existía en la forma de Dios, no dio consideración a una usurpación, a saber, que debiera ser igual a Dios.

Utiliza la misma palabra en el griego para “forma” (morfé) tanto para decir que “existía en la forma (morfé) de Dios”, como para decir que “tomo forma (morfé) de hombre”

 De manera que el apóstol pablo dice que Jesús se hizo hombre (un ser humano) porque tomo forma de hombre y que Jesús era igual a Dios, porque existía en la forma de Dios.

(Jesús ya existía en la forma de Dios antes de tomar forma de hombre.)

La Biblia de Las américas traduce el mismo verso de la siguiente manera:

Flp 2:6 el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse,

Flp 2:7 sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres.

Flp 2:8 Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. (LBLA)

Jesús es igual a Dios (en naturaleza), como los judíos lo entendían, el problema fue que no lo creyeron.

Dos naturalezas habitan en Cristo.

Jesús posee dos naturalezas, la humana y la divina, porque es tanto Hijo de Hombre, porque nació de un ser humano (María), y es Hijo de Dios, porque al expresar el Padre que Jesús fue engendrado por Él, nos dice que es de su misma naturaleza.

Col 1:15 Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.

¿Cómo puede ser Jesús la imagen de Dios, si Dios es invisible? Pues porque lo que el Padre es, Jesús es, y podemos confirmar esto considerando Jn 14:7-9

Jua 14:7 Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto.

Jua 14:8 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta.

Jua 14:9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?

Para entender lo que paso aquí imagine lo siguiente: Imagine por un momento, que existiera la vida inteligente en otro planeta, y que los humanos lograran enviar a una astronauta llamada Eva a ese planeta, y que esta astronauta les enseñara acerca de la raza humana, imagine la siguiente conversación entre Eva y un ser extraterrestre al que llamaremos “Z”.

Z: Eva, nos has enseñado que tú eres una mujer, pero queremos que antes de irte nos muestres a un ser humano.

Eva: ¿Cómo me pides que te muestre un ser humano si lo has tenido enfrente todo este tiempo? Si me conoces a mí, conoces a los humanos.

Este ejemplo ilustra lo que Jesús le dijo a Felipe, Jesús y el Padre no son la misma persona, pero son el mismo Dios, ¿Cómo puede ser posible esto? Tomando como ejemplo a la familia, podemos entenderlo fácilmente.

La trinidad.

La palabra familia es una palabra en singular que forzosamente encierra un plural, ya que no hay familias de una sola persona, lo mismo pasa con las palabras, ejercito, equipo, iglesia, entre muchas otras, todas estas palabras encierran una pluralidad de miembros.

Gén 2:24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Hombre y mujer se convierten en una familia, y sin importar el número de hijos que puedan procrear, junto con sus hijos, seguirán siendo una sola familia.

El hombre, la mujer y los hijos, todos son personas diferentes, pero son una sola familia y aunque son diferentes personas, todas son seres humanos iguales.

Lo mismo pasa con la trinidad, el Padre, el Hijo y El Espíritu Santo, son tres personas diferentes, pero son un solo Dios, son tres personas diferentes, con una misma naturaleza divina.

[Quienes no entienden esto, hablan de un dios de tres cabezas.]

[{         Nota extra:

Génesis 1:1  dice:

En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

Éxodo 20:3

No tendrás dioses ajenos delante de mí.

La palabra “Dios” en Génesis y la palabra “dioses” de Éxodo son la misma palabra hebrea “elohím”

La palabra Dios en el hebreo (Génesis 1:1) es singular, pero encierra una pluralidad.

Fin de la nota extra      }]

Continuemos analizando Col. 1:15-19.

Col 1:15 Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.

La frase “el primogénito de toda creación.” Esta frase suele ser explicada erróneamente para decir que Jesús fue “el premier ser creado” sin embargo yerran terriblemente quienes dan esta explicación, porque:

  1. La palabra primogénito en ningún lugar de las escrituras, (ni en ningún otro libro que se pudiera utilizar como apoyo) significa o es utilizada para referirse al “primero creado” recuerde existe una diferencia abismal entre ser creado y ser engendrado (nacido).
  2. En la escritura esta palabra es utilizado con dos sentidos.

              I.Su significado literal: primero en nacer, primero nacido.

            II.El primero en importancia: el que tiene la preeminencia.

El caso de los mellizos Jacob y Esaú facilita la comprensión de ambos significados.

  1. Esaú fue el primogénito (significado literal) el primero en nacer, el primero en salir del vientre de su madre. (Gen 25:25,26)
  2. Jacob fue el primogénito delante de Dios, porque, aunque nació después que su hermano Esaú, Dios le dio preeminencia sobre su hermano mayor. (Gen 27:36)

En este segundo sentido también fue utilizada la palabra primogénito con respecto de David, quien era el menor de siete hermanos, pero fue a quien Dios escogió como Rey de Israel.

Que Jesús sea “el primogénito de la creación” significa que él es el que tiene la preeminencia, Él está por encima de todo lo creado, el creador este por encima de su creación.

Col 1:16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.

Col 1:17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten;

¿Por qué Jesús tiene la preminencia sobre la creación?

  • [Porque] en él fueron creadas todas las cosas.
  • Y [porque] él es antes de todas las cosas.
  • [Porque] todas las cosas en él subsisten.

Este pasaje de la escritura dice claramente que Jesús es el creador de todas las cosas, igualmente que Juan 1:3

Jua 1:3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

La Traducción del Nuevo Mundo (TNM) añade entre corchetes la palabra “otras”.

Col 1:16 Porque por medio de él todas las [otras] cosas fueron creadas en los cielos y sobre la tierra, las cosas visibles y las cosas invisibles, no importa que sean tronos, o señoríos, o gobiernos, o autoridades. Todas las [otras] cosas han sido creadas mediante él y para él.

Col 1:17 También, él es antes de todas las [otras] cosas y por medio de él se hizo que todas las [otras] cosas existieran,

Al añadirla entre corchetes se reconoce que estas palabras no aparecen en los textos griegos, pero se añaden supuestamente para favorecer la comprensión de lo que el texto quiere decir, (esto lo hacen muchas otras traducciones en otros pasajes de las escrituras, pero ninguna traducción bíblica aparte de la TNM añade la palabra “otras” en estos versículos), sin embargo al añadir la palabra “otras” no se aclara nada, sino por el contrario, se crean más preguntas  ¿Cuáles “otras” cosas creo Jesús? Si Jesús creo “otras” cosas, implica que hay unas anteriores a las que el creo, ¿Cuáles son las que el no creo? ¿Quién creo esas primeras cosas?

¿Porque la traducción del nuevo mundo no añade también la palabra “otras” en Juan 1:3?

Jua 1:3 Todas las cosas vinieron a existir por medio de él, y sin él ni siquiera una cosa vino a existir.  Lo que ha venido a existir (TNM)

Ya hemos visto que Jesús tiene la preeminencia sobre la creación porque él es el creador de todas las cosas, según los versos 16 y 17 de colosenses 1 (armonizado con Juan 1:3), ahora veamos el verso 18 el cual continúa hablando de la preeminencia de Cristo:

Col 1:18 y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia;

Habla de él como cabeza, preeminente en el cuerpo, como el primogénito de los muertos (el primero que resucito para no morir jamás) y su preeminencia en este punto consiste en que, si él no hubiera resucitado, nadie podría resucitar, y el verso finaliza diciendo:

“para que en todo tenga la preeminencia”

Colosenses 1:15-18 no tiene el propósito de explicar cuál fue el origen de Cristo, ni tampoco lo implica, en estos versículos se exalta a Jesús, ya que hablan de su preeminencia sobre todas y en todas las cosas.

La plenitud divina de Jesús.

Col 1:19 por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,

Col 2:9 porque en él mora corporalmente toda la plenitud de la cualidad divina. (TNM)

Col 2:9 porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, (RV1960)

Note que en Jesús “habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad” (o cualidad divina), ¿Cómo puede ser esto? Porque Jesús siendo en la forma de Dios (siendo Dios) se hizo un hombre de carne y hueso.

El verso dice que “en Jesús habita corporalmente TODA LA PLENITUD de la Deidad”, ¡Jesús es plenamente divino!, ¡Jesús es plenamente Dios! De no ser así, ¿cómo podría morar en él, la plenitud de la deidad? Sería como querer contener el universo en un vaso.

Ni todos los ángeles, arcángeles, serafines y querubines juntos, podrían contener la majestuosidad (plenitud) de Dios, sin embargo, en Jesús habita corporalmente la plenitud de la deidad, porque él es plenamente (igualmente) Dios.

Jua 5:19 Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente.

¿Por qué el Hijo no puede hacer nada por sí mismo? Porque está bajo la autoridad del padre (porque no se manda solo).

¿Pueden los hombres o los ángeles hacer TODO lo que Dios hace? Claro que no, necesitaríamos ser “todo poderoso” para poder hacer lo que el todo poderoso (el Padre) hace, pues bien, Jesús afirma que él puede hacer TODO lo que el Padre hace.

Jesús es el Hijo unigénito de Dios, esto nos dice que el posee la misma naturaleza omnipotente, omnisciente y omnipresente que su Padre, por lo que podemos asegurar que Jesús es Dios.

Creer en Jesús como el Hijo de Dios implica lo siguiente:

  • Que el Padre y el Hijo no son la misma persona, son personas diferentes.
  • Que comparten la misma naturaleza divina (son el mismo Dios).
  • Que existe una relación de autoridad entre ellos, en donde el Padre tiene toda la autoridad sobre su Hijo, y al Hijo le corresponde la obediencia (sujeción) a su Padre.

El propósito de la predicación.

Jua 20:30 Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro.

Jua 20:31 Pero éstas se han escrito PARA QUE creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.

El apóstol Juan es claro al mencionar que todas las señales que Jesús realizo, se han escrito para probar su divinidad, y para que creyendo esto el hombre, pueda ser salvo. Así mismo el apóstol registra las palabras de Jesús que dijo:

Jua 8:24 Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis.

Los principales sacerdotes dictaron pena de muerte a Jesús precisamente porque no creyeron que él era (es) el Hijo de Dios.

Mat 26:63 Mas Jesús callaba. Entonces el sumo sacerdote le dijo: Te conjuro por el Dios viviente, que nos digas si eres tú el Cristo, el Hijo de Dios.

Mat 26:64 Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo, que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo.

Mat 26:65 Entonces el sumo sacerdote rasgó sus vestiduras, diciendo: ¡Ha blasfemado! ¿Qué más necesidad tenemos de testigos? He aquí, ahora mismo habéis oído su blasfemia.

Mat 26:66 ¿Qué os parece? Y respondiendo ellos, dijeron: ¡Es reo de muerte!

Sin embargo, sus discípulos creyeron en él.

Jua 6:66 Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él.

Jua 6:67 Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros?

Jua 6:68 Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.

Jua 6:69 Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.

Antes de que Jesús resucitara a Lázaro el hermano de Marta, ella le declaro al Señor su convicción.

Jua 11:23 Jesús le dijo: Tu hermano resucitará.

Jua 11:24 Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero.

Jua 11:25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.

Jua 11:26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

Jua 11:27 Le dijo: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo.

Un hombre ciego a quien Jesús sano, creyó en su divinidad.

Jua 9:35 Oyó Jesús que le habían expulsado; y hallándole, le dijo: ¿Crees tú en el Hijo de Dios?

Jua 9:36 Respondió él y dijo: ¿Quién es, Señor, para que crea en él?

Jua 9:37 Le dijo Jesús: Pues le has visto, y el que habla contigo, él es.

Jua 9:38 Y él dijo: Creo, Señor; y le adoró.

Con todo esto, la gran pregunta es;

¿Cree usted en la divinidad de Jesús?

Daniel Mancha.

Evangelista.