¿Es verdad que Jesús resucitó de los muertos?

¿Es verdad que Jesús resucitó de los muertos?

26 de enero de 2022 0 Por volviendoalabiblia.org

El tema definitivo del cristianismo es la pregunta: “¿Es verdad que Jesús resucitó de los muertos?» En esencia, ¿fue la Resurrección de Jesús una resurrección corporal real o simplemente una manifestación espiritual de algún tipo? Desde el día en que Jesús resucitó de entre los muertos, los detractores han tratado de negar la realidad de su resurrección porque, como se afirma en Romanos 1:4, una resurrección genuina prueba su deidad. El cristiano necesita estar completamente persuadido de que la resurrección fue un evento real, y los creyentes deben ser capaces de defender esa verdad porque la salvación misma depende de la realidad del Señor resucitando físicamente de entre los muertos. De hecho, según Romanos 10:9, la creencia en la resurrección de Jesús es necesaria para la salvación.

En primer lugar, debemos distinguir entre la resurrección de Cristo y todas las demás resurrecciones registradas en la Biblia. Cuando otros resucitaron de entre los muertos, el milagro fue realizado por un profeta o por Jesús mismo. Además, los resucitados volverían a morir algún día, por lo que puede ser mejor identificar estos milagros como resurrecciones para distinguirlos de la resurrección de Cristo. Jesús resucitó de la tumba por su propio poder, según Juan 10:18, y resucitó para nunca más morir.

La Resurrección revela que Dios colocó su sello de aprobación sobre Jesús y su obra. Jesús afirmó ser Dios (cfr. Juan 8:58, 10:30) y predijo que resucitaría de entre los muertos (cfr. Juan 2:19). Por tanto, si alguien cree que Jesús era un engañador, aún así debe lidiar con el hecho de que Dios lo resucitó de entre los muertos, otorgando así toda la credibilidad y confianza a quienes confían en él. Como Dios no puede mentir (cfr. Hebreos 6:18), Él no haría nada de esto. Por tanto, la resurrección muestra que Dios estaba completamente de acuerdo con el mensaje de Cristo.

La resurrección no solo prueba que Jesús es verdaderamente Dios, sino que también garantiza que Él, como el último Adán, ha pagado con éxito el precio del pecado por los descendientes del primer Adán. Pablo revela claramente la conexión esencial entre la resurrección de Cristo y nuestra salvación en 1 Corintios 15:17–18: “y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron”. Como vemos, sin una verdadera resurrección física, no tenemos esperanza. Todavía estamos muertos en nuestras transgresiones. Además, Pablo nos dice que, sin la resurrección física de Cristo, no tenemos razón para vivir para nada más que para nosotros mismos: “Si como hombre batallé en Éfeso contra fieras, ¿qué me aprovecha? Si los muertos no resucitan, comamos y bebamos, porque mañana moriremos” (1 Corintios 15:32).

La relación de la resurrección con nuestra salvación se explica más detalladamente en Romanos 4:25, donde Pablo nos dice que Jesús murió por nuestros pecados y resucitó para nuestra justificación. En otras palabras, el sacrificio de Cristo por nuestros pecados fue suficiente, y el hecho de que resucitó de entre los muertos prueba que tiene el poder para salvarnos de la muerte y la condenación eterna. El Hijo de Dios se vistió de carne y sangre humana para poder derramar esa sangre como sacrificio por nuestros pecados. Su muerte y resurrección tuvieron que ser eventos físicos literales para que Él pudiera garantizar que nosotros, como seres físicos, podamos ser salvos del castigo por el pecado.

Entonces, ¿hay alguna forma en que podamos saber realmente que Cristo resucitó de entre los muertos? ¿Cómo podemos evaluar la afirmación de que alguien estuvo muerto durante tres días y luego resucitó? Después de todo, como cristianos no podemos afirmar que las resurrecciones sean comunes en nuestra experiencia cotidiana actual. ¿Cómo podemos saber lo que sucedió en el pasado? Bueno, como con todos los eventos históricos, debemos confiar en el testimonio de testigos presenciales. Con la creación, el único testigo ocular fue Dios, y Él ha proporcionado su relato como testigo ocular en Génesis. Con la resurrección de Cristo, Dios se aseguró de que hubiera varios testigos presenciales cuyos testimonios quedaron registrados en el Nuevo Testamento. Incluso antes de que se escribieran los testimonios de estas personas, la noticia de la resurrección se extendió como un reguero de pólvora y puso al mundo patas arriba. Mientras nos preparamos para dar respuesta a la esperanza que hay en nosotros (cfr. 1 Pedro 3:15), necesitamos analizar cuidadosamente los relatos de aquellos que dieron testimonio de la resurrección. Esos relatos incluyen los testimonios tanto de cristianos como de no cristianos, registrados en la Biblia e incluso en los escritos de historiadores seculares del primer siglo.

Fuentes Históricas.

Para el cristiano, la principal fuente de información sobre Cristo, su vida y muerte es la Biblia misma. Pero, ¿es apropiado basar nuestra afirmación sobre la resurrección física de Jesús en un libro religioso? En realidad, la Biblia es más que un libro religioso. Si bien contiene poesía, alegoría y otras formas literarias, es predominantemente un libro de historia, la verdadera historia del mundo.

El escéptico a menudo se opone al uso de la Biblia como fuente de información, alegando que la Biblia está llena de errores o contradicciones. Sin embargo, en estos casos la carga de la prueba de estos supuestos errores recae en el escéptico. Al final, estas alegaciones pueden ser tratadas mediante una adecuada interpretación y comprensión de los textos en cuestión.

La confiabilidad de la Biblia como documento histórico ha sido demostrada una y otra vez. Los historiadores y arqueólogos afirman continuamente la exactitud de la Biblia en asuntos de historia. Además, la cantidad de manuscritos antiguos de la Biblia supera con creces la de otros documentos antiguos. Por lo tanto, si podemos obtener conocimiento sobre eventos antiguos de fuentes de las que hay relativamente pocos manuscritos, ¿por qué no deberíamos usar una fuente de la que hay mucha más documentación?

Pero, incluso más allá de la Biblia, podemos encontrar información de varias otras fuentes. Los escritores no cristianos como Josefo, Luciano y Tácito, entre otros, escribieron sobre la crucifixión de Cristo y los primeros días del cristianismo. Se puede aprender mucho investigando las obras de estos hombres.

¿Cristo realmente murió?

Si vamos a investigar la resurrección de Jesús, primero debe establecerse que Él realmente murió. Después de todo, una resurrección solo puede ser auténtica si la persona estaba realmente muerta.

En el caso de la muerte de Cristo, la Biblia registra que fue golpeado y azotado terriblemente por los soldados romanos incluso antes de ser clavado en la cruz. La naturaleza de este tipo de golpizas era bastante espantosa e implicaba ser golpeado y azotado. Los latigazos habrían dejado la carne de Cristo destrozada y desgarrada, y habría habido una considerable pérdida de sangre. Esto tuvo graves efectos sobre su cuerpo, tanto que después era demasiado débil para llevar su propia cruz (cfr. Mateo 27:32).

Luego fue llevado por los soldados, y sus manos y pies fueron clavados en la Cruz. En agonía, luchó por respirar cada vez. Él voluntariamente entregó su vida al someterse a los golpes y la crucifixión. Tan seguros estaban los soldados romanos de que Jesús estaba muerto que no sintieron la necesidad de romperle las piernas, como era costumbre en la crucifixión. La indignidad final fue que su costado fue atravesado por uno de los soldados.

Dado todo lo que había sucedido, es inconcebible que Cristo sobreviviera a la crucifixión. Los eventos históricos de la crucifixión han sido estudiados de cerca por los médicos, y la conclusión es siempre que Cristo, de hecho, murió a causa de este proceso.

Además, el historiador romano Tácito, escribiendo a fines del primer siglo, registra: “En consecuencia, para deshacerse del informe, Nerón culpó e infligió los castigos más exquisitos a una clase odiada por sus actos vergonzosos, llamados cristianos por el populacho. Cristo, de quien procede el nombre, sufrió la pena extrema durante el reinado de Tiberio a manos de uno de nuestros procuradores, Poncio Pilato.” Por lo tanto, el testimonio muchas décadas después es que Cristo sí murió de esta “pena extrema”. Cualquier informe creíble de lo contrario seguramente habría surgido en el momento de los escritos de Tácito, pero no hubo ninguno.

Incluso con la evidencia anotada, algunos han sugerido que Jesús no murió en la Cruz, sino que simplemente se desmayó o entró en un estado de coma y posteriormente fue bajado de la Cruz mientras estaba vivo. Esto se conoce como la «teoría del desmayo».

La teoría del desmayo es inverosímil por varias razones. Primero, es poco probable que alguien pudiera haber sobrevivido a todo lo que Cristo soportó. En segundo lugar, los soldados romanos eran expertos en ejecuciones. No es razonable sugerir que no pudieron determinar si una víctima estaba muerta. Después de todo, su trabajo era matar a la persona y cumplieron este deber de manera constante. Finalmente, y quizás lo más importante, alguien que haya soportado un castigo tan horrible y haya sobrevivido estaría incapacitado por un período prolongado de tiempo. Si Jesús solo se hubiera desmayado en la cruz, no habría sido físicamente capaz de mover la piedra que selló la tumba. Además, cuando se apareció a sus discípulos, su apariencia física habría sido la de una persona gravemente herida y con mucho dolor en lugar del poderoso vencedor de la muerte. Ver a Cristo en ese estado no habría inspirado a los discípulos a predicar con la audacia que les costó la vida misma.

La tumba vacía.

La tumba vacía es crucial para la afirmación de que Cristo resucitó físicamente. Si el cuerpo de Jesús todavía estuviera en la tumba, entonces la resurrección queda refutada desde el principio. La evidencia de las Escrituras es que nadie disputó la tumba vacía. Algunos simplemente deseaban suprimir el conocimiento de ello.

Los Evangelios relatan el hallazgo de la tumba vacía. Múltiples testigos, incluidos María Magdalena, María, Salomé, Pedro, Juan y otros, vieron la tumba de Cristo vacía. Se notó que la piedra fue removida y las vestiduras funerarias de Cristo fueron encontradas dentro de la tumba. Los cuatro Evangelios contienen el relato de este evento. Faltaba el cuerpo.

Cuando María Magdalena y los demás fueron al sepulcro para preparar el cuerpo de Jesús, el ángel les dijo: “No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor. E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos, y he aquí va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis. He aquí, os lo he dicho” (Mateo 28:6-7). A estas mujeres se les dijo que Jesús había resucitado de entre los muertos. Esto implica una resurrección física real.

Ningún informe histórico relata que todavía había un cuerpo en la tumba. En pocas palabras, si el cuerpo estuviera allí, Jesús no resucitó. Las autoridades fácilmente podrían haber puesto fin a todo este asunto simplemente mostrando el cuerpo muerto de Jesús. Además, no hay documentación histórica, ni de la Biblia ni de otros documentos antiguos, que siquiera sugiera que se podría presentar un cuerpo. Los enemigos de la cristiandad a lo largo de los siglos disfrutarían de la evidencia de un cuerpo en la tumba. Tal evidencia sería la sentencia de muerte del cristianismo.

El mejor argumento presentado por aquellos que se opusieron a Cristo fue que su cuerpo fue robado por sus discípulos mientras los soldados que guardaban la tumba dormían. ¡Qué locura es tal sugerencia! En primer lugar, inmediatamente después de la crucifixión encontramos a los discípulos temerosos y acobardados. No es realista esperar que puedan evadir o dominar a los guardias romanos en la tumba, romper el sello, quitar la piedra y robar el cadáver de Jesús. Además, ¿cuál sería su motivo para un acto tan descarado? La Biblia describe que los discípulos se llenaron de miedo porque aún no comprendían el hecho de que el Mesías debía morir y resucitar de entre los muertos, a pesar de que Jesús había anunciado su resurrección (cfr. Lucas 18:31-34). Por tanto, no tendrían ninguna razón para siquiera pensar en tal proyecto. ¿Por qué arriesgarían la vida para robar el cuerpo de su líder muerto? ¿Cómo podrían beneficiarse de tal esfuerzo? No, esta no podía ser la razón por la que la tumba estaba vacía.

Quizás la refutación más fuerte del argumento de que los discípulos simplemente robaron el cuerpo es su atrevido testimonio después de la resurrección. Estos hombres estaban dispuestos a morir por su fe en su Señor resucitado. En ningún momento ninguno de los discípulos negó a Cristo, incluso en medio de sus terribles pruebas. Si hubieran robado el cuerpo, ¿estarían realmente dispuestos a morir para ocultar este acto? Muchas personas en la historia han muerto voluntariamente por creencias basadas en el testimonio de otros, pero los discípulos sufrieron voluntariamente y la mayoría de ellos murió por algo que habían presenciado con sus propios ojos.

Por último, una de las evidencias más convincentes de la tumba vacía fue la acción de los principales sacerdotes y ancianos cuando se les habló de la tumba vacía. En lugar de mostrar el cuerpo o embarcarse en una extensa búsqueda del cadáver, simplemente les dijeron a los soldados que dijeran que los discípulos habían robado el cuerpo: “Y reunidos con los ancianos, y habido consejo, dieron mucho dinero a los soldados, diciendo: Decid vosotros: Sus discípulos vinieron de noche, y lo hurtaron, estando nosotros dormidos” (Mateo 28:12-13). Tenga en cuenta que incluso el mejor argumento del día se contradice a sí mismo. ¿Cómo podrían saber los soldados quién robó el cuerpo si estaban dormidos cuando ocurrió el presunto robo?

Una variedad de testigos oculares.

La Biblia registra múltiples apariciones de Cristo después de resucitar de entre los muertos. Las circunstancias y descripciones de estas apariciones dejan pocas dudas de que lo que se describe son encuentros reales con Cristo en un cuerpo físico, aunque glorificado.

La primera aparición fue a María Magdalena como se registra en Juan 20. Ella inicialmente no lo reconoció, pensando que era el jardinero, pero pronto se dio cuenta de que era el Salvador. En Mateo 28, encontramos la aparición de Cristo a las otras mujeres cuando salían para contarles a los discípulos sobre la tumba vacía. Lo tomaron de los pies y lo adoraron. Obviamente, como pudieron tocarlo, no vieron una aparición “fantasmal” sino un cuerpo físico.

La noción de que las mujeres fueron los primeros testigos apoya poderosamente la idea de que los escritores de los Evangelios y la iglesia primitiva no inventaron la resurrección. En ese momento, el testimonio de una mujer judía no estaba permitido en la corte, [1] por lo que no tiene sentido, si uno está inventando una historia, afirmar que las mujeres fueron los primeros testigos presenciales es un completo disparate. Sería mucho más creíble afirmar que hombres muy respetados como José de Arimatea o Nicodemo fueron los primeros en descubrir la tumba vacía. El hecho de que las mujeres fueran los primeros testigos del sepulcro vacío y del Señor resucitado atestigua la autenticidad del relato.

A continuación, Jesús se apareció a dos discípulos en el camino a Emaús (cfr. Marcos 16:12-13, Lucas 24:13-31). Estos dos discípulos caminaron y hablaron con Él en el camino. Por la noche, se sentaron a comer. Cuando les entregaron el pan, lo reconocieron: “Entonces les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron; mas él se desapareció de su vista” (Lucas 24:31).

Luego se encontró en medio de diez discípulos que se escondían por miedo a los judíos. Sobre esto, el apóstol Juan dice, “Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor” (Juan 20:20)

Tomás no estuvo presente en esta aparición. Cuando se le habló de la reunión, Tomás dijo: “Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré” (Juan 20:25). Ocho días después, Cristo se apareció nuevamente a los discípulos, esta vez con Tomás presente. Él le dijo a Tomás, “Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente” (v. 27). ¿Cómo podría ser esta una petición razonable a menos que Jesús se les apareciera en un cuerpo físico real?

Entonces, Jesús se apareció a los discípulos junto al mar de Galilea, donde cocinó pescado y cenaron juntos. Más tarde, los discípulos volvieron a ver al Señor en el monte de Galilea (cfr. Mateo 28:16-17).

La Biblia también registra que “Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles” (1 Corintios 15:6-7).

¿Son estos informes realmente una evidencia de una resurrección corporal? Como relatos históricos, parecen creíbles y fiables, lo que indica que los discípulos se encontraron con el Señor físicamente resucitado. El comportamiento posterior de estos hombres muestra que la única conclusión razonable es que se habían encontrado con el Cristo físicamente resucitado.

Después de que Jesús fue crucificado, estos hombres tenían mucho miedo, se escondían de los judíos y temían por su propia seguridad. ¿Qué haría que de repente se volvieran audaces en su testimonio, predicando sin miedo, incluso a riesgo de tortura y muerte? La historia registra que la mayoría de los discípulos finalmente fueron martirizados por su fe. La única razón plausible para esto es que realmente se habían encontrado con el Mesías resucitado.

Quienes cuestionan o niegan la Resurrección no pueden explicar el cambio de estos hombres. Si Cristo simplemente se hubiera desmayado en la cruz, ¿sería suficiente un encuentro con un hombre terriblemente herido para animar a los discípulos a convertirse en grandes hombres de Dios? Si la tumba estuviera vacía porque los discípulos habían robado el cuerpo, ¿estarían los discípulos dispuestos a morir por una mentira? ¿No expondría al menos uno de ellos la mentira para salvar su propio pellejo? ¿Qué habrían dado los líderes religiosos de la época para derribar a los seguidores de Cristo? No, la única respuesta es que los discípulos sabían que Jesús había muerto y que lo habían vuelto a ver vivo.

Se podría argumentar que muchas personas han estado dispuestas a morir por una causa, por lo que el cambio en los discípulos en sí mismo no es prueba de la resurrección. Además, se plantea la objeción de que fanáticos de todo tipo han estado dispuestos a morir por sus creencias particulares. Por supuesto, pero el problema real no es si la persona que está dispuesta a morir cree que su fe es verdadera, sino si sabe que es verdadera o falsa. Los discípulos estaban en posición de saber si la resurrección realmente ocurrió. Si hubieran perpetrado un engaño, no habrían estado dispuestos a sufrir y morir por su fraude. Su sacrificio indica que realmente fueron testigos de una resurrección real.

El testimonio de Pablo.

Si bien el testimonio de los discípulos es convincente, la conversión del apóstol Pablo parece serlo aún más. Saulo de Tarso, más tarde llamado Pablo, persiguió mucho a la iglesia primitiva, persiguiendo y encarcelando a los fieles. Él dijo: “Yo de cierto soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero criado en esta ciudad, instruido a los pies de Gamaliel, estrictamente conforme a la ley de nuestros padres, celoso de Dios, como hoy lo sois todos vosotros. Perseguía yo este Camino hasta la muerte, prendiendo y entregando en cárceles a hombres y mujeres” (Hechos 22:3-4). Si hubo un enemigo de la iglesia primitiva, ese era Saulo de Tarso.

Entonces, ¿qué haría que este hombre, este “hebreo de hebreos” (Filipenses 3:5), se convirtiera quizás en el cristiano más audaz que jamás haya existido? La respuesta es simple. Tuvo un encuentro con Cristo resucitado. En el camino a Damasco, la vida de Pablo cambió para siempre. Como él testificó: “Pero aconteció que yendo yo, al llegar cerca de Damasco, como a mediodía, de repente me rodeó mucha luz del cielo; y caí al suelo, y oí una voz que me decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Yo entonces respondí: ¿Quién eres, Señor? Y me dijo: Yo soy Jesús de Nazaret, a quien tú persigues” (Hechos 22:6-8).

Aquí estaba un hombre que no simpatizaba con la iglesia primitiva a la que persiguió y encarceló. No tenía amor por Cristo y ciertamente no tenía razón para fabricar un relato de su encuentro con el Cristo resucitado. Sin embargo, en el camino a Damasco, Pablo estuvo convencido de que, de hecho, había conocido al Salvador. Como resultado de ese encuentro, Pablo pasó de ser el mayor perseguidor de la iglesia primitiva a un hombre que sufrió mucho por la causa de Cristo (cfr. 2 Corintios 11:22-29).

El testimonio de Santiago.

Pablo declaró que Jesús se apareció a Santiago (cfr. 1 Corintios 15:7). Si bien hay un puñado de hombres llamados Santiago en el Nuevo Testamento, es probable que Pablo se refiriera al medio hermano de Jesús, el hijo biológico de María y José. Los Evangelios indican que Jesús tuvo varios hermanos, entre ellos “Jacobo, José, Simón y Judas” (Mateo 13:55), y que “ni aun sus hermanos creían en él” durante su ministerio (Juan 7:5).

No obstante, Santiago se convirtió al Señor (cfr. Hechos 1:14) y gozaba de muy buena reputación en la iglesia en Jerusalén, tanto que participó activamente en la conferencia celebrada en Jerusalén (cfr. Hechos 12:17, 15:13). Según la tradición, fue martirizado por su fe en Cristo al ser arrojado del templo y luego golpeado hasta la muerte. ¿Qué podría cambiar tan drásticamente la vida de una persona incrédula que realmente creció con Jesús? La única explicación legítima es que él sabía que su hermano había muerto, pero luego lo vio vivo nuevamente.

Los escritos de Josefo.

Josefo fue un líder militar judío del primer siglo que se convirtió en historiador cuando fue capturado por los romanos. Sus obras han proporcionado mucha información de testigos presenciales sobre la destrucción de Jerusalén en el año 70 d. C. Además, sus escritos nos han dado una idea de los primeros días del cristianismo, incluido un relato extra bíblico de Cristo. Leamos esta porción que donde, refiere la resurrección, “Por este tiempo apareció Jesús, un hombre sabio, si es que es correcto llamarlo hombre, ya que fue un hacedor de milagros impactantes, un maestro para los hombres que reciben la verdad con gozo, y atrajo hacia Él a muchos judíos y además a muchos gentiles. Era el Cristo. Y cuando Pilato, frente a la denuncia de aquellos que son los principales entre nosotros, lo había condenado a la Cruz, aquellos que lo habían amado primero no le abandonaron, ya que se les apareció vivo nuevamente al tercer día, habiendo predicho esto y otras tantas maravillas sobre Él los santos profetas. La tribu de los cristianos, llamados así por Él, no ha cesado de crecer hasta este día”[2]. Por cierto, podemos considerar a Josefo un “testigo hostil”, ya que no era cristiano.

¿Una verdadera resurrección física?

Los escépticos han tratado de descartar la idea de la resurrección física de Jesús. A pesar de la evidencia histórica que respalda el evento, buscan explicar el hecho de que Cristo resucitó corporalmente.

Algunos han argumentado que los pasajes de las Escrituras relacionados con la resurrección no deben tomarse literalmente, es decir, como historia real, sino que deben entenderse como fábulas. Argumentan que estos relatos nunca tuvieron la intención de confundirse con la narrativa histórica.

Otros han sugerido que los relatos de la resurrección se han embellecido con el tiempo. Se dice que los discípulos nunca tuvieron la intención de afirmar que había una resurrección física real, sino que la iglesia primitiva siguió agregando al relato original.

Ninguna de estas ideas alternativas explica el cambio de vida de Pablo, Santiago y los discípulos. Solo un encuentro con Cristo resucitado proporciona una explicación adecuada.

Algunos han tratado de explicar los relatos posteriores a la resurrección sugiriendo que los discípulos tuvieron una alucinación. Nuevamente, este tipo de teoría falla por múltiples razones. Por un lado, las alucinaciones ocurren en individuos, no en grupos de diez hombres, que no habrían tenido exactamente la misma alucinación al mismo tiempo y en múltiples ocasiones. Además, el grupo de los 500 ciertamente no habría tenido una “visión de grupo”. Además, la tumba vacía no puede explicarse por la teoría de la alucinación, ya que mucha gente la había visto.

¿Disputa la Escritura una resurrección corporal?

Algunos han argumentado que la Biblia misma niega la resurrección física de Cristo. Varios versículos han sido mal usados ​​para apoyar esta afirmación. No es sorprendente que, cuando se examinan más de cerca, estos versículos no respaldan las afirmaciones de los detractores.

1 Corintios 15:44.

El versículo más comúnmente citado para apoyar la afirmación de que la Biblia no afirma la resurrección corporal es 1 Corintios 15:44, que dice: “Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual”. Este texto no pretende negar la resurrección física y literal de Cristo, sino explicar las diferencias que hay entre el cuerpo humano y el cuerpo de una persona resucitada. Cuando Pablo dice, “cuerpo natural”, habla del cuerpo que es adecuado para la vida en este mundo, mientras que, cuando dice, “cuerpo espiritual”, habla de la naturaleza del cuerpo que ha sido transformado para la vida en la gloria.

1 Pedro 3:18.

El apóstol Pedro, escribió, “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu”. Este versículo se usa ocasionalmente para sugerir que la resurrección no fue física, sino en espíritu. En primer lugar, debemos señalar que Pedro sabía muy bien que Jesús resucitó físicamente. Después de la resurrección, estuvo entre el grupo de discípulos que vieron a Jesús comer y lo escucharon decir: “Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo” (Lucas 24:39). Por tanto, es ilógico que ahora Pedro, con su carta, esté negando aquello mismo que vio con sus propios ojos y tocó con sus propias manos. No, Pedro no está diciendo que Jesús resucitó “como espíritu”, sino vivificado por su espíritu. La palabra “espíritu” es traducción de “πνευματι” (pneumati), la cual funciona como “instrumental”. Murió “en la carne”, y cuando su “espíritu” que antes estuvo en Hades (cfr. Hechos 2:31) volvió a él, entonces resucitó de los muertos. La teoría de los detractores no se sostiene.

Juan 20:19.

En este texto, leemos, “Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros”.

Algunos han propuesto que este versículo prueba que Cristo resucitó solo en forma de espíritu en lugar de físicamente. La afirmación se basa en la aparición de Cristo en una habitación con las puertas cerradas. Por lo tanto, su cuerpo, dicen, no debe haber tenido una naturaleza material.

Sin embargo, el versículo en realidad no afirma que Jesús pasó a través de una puerta o una pared. Simplemente, señala que apareció en una habitación con la puerta cerrada. Además, incluso en su cuerpo físico antes de su muerte y resurrección, Él pudo caminar sobre el agua, por lo que para Él hacer el milagro no era cosa difícil.

En este caso, Jesús estaba tan preocupado por asegurarse de que los discípulos supieran que Él había resucitado físicamente que comió frente a ellos (cfr. Lucas 24:43). Más tarde, encontrándolos en Galilea, volvió a comer delante de ellos. Las apariciones fantasmales no comen.

¿Por qué es importante la resurrección?

El apóstol Pedro dijo, “Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros” (1 Pedro 1:3-4).

¿Realmente necesitamos entender que la resurrección de Cristo fue física y no meramente espiritual? ¿Es esto hacer una tormenta en un vaso de agua? ¿No podemos simplemente amar a Jesús y dejarlo así? ¿No podemos simplemente reconocer que Cristo murió por nosotros, independientemente de si resucitó física o espiritualmente? La respuesta es no.

En pocas palabras, sin la resurrección física del Señor Jesús, no hay cristianismo. Como dijo Pablo, si Cristo no resucitó, entonces nuestra fe es vana (cfr. 1 Corintios 15:17). No hay salvación sin la resurrección física de Cristo, y uno no puede salvarse sin creer en ella. Romanos 10:9 dice: “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”. Como cristianos, debemos estar siempre preparados para dar respuesta a la esperanza que hay en nosotros (cfr. 1 Pedro 3:15), es decir, la esperanza de la vida eterna. Sólo la victoria del Señor sobre la muerte, probada por su resurrección, puede garantizarnos esa herencia celestial. Necesitamos prepararnos para defender esta doctrina mientras testificamos a otros acerca del Señor y Salvador resucitado.

Lorenzo Luévano Salas.

Evangelista.

[1] Norman L. Geisler, Baker Encyclopedia of Christian Apologetics (Grand Rapids, MI: Baker, 1999), 648.

[2] http://sites.utoronto.ca/religion/323/r_jos_ant_18_63.htm