La definición bíblica de la soberbia y cómo evitarla

La soberbia es un tema que ha sido tratado en la Biblia en numerosas ocasiones. La palabra «soberbia» se menciona más de 20 veces en la Biblia y se define como una actitud arrogante, altiva y orgullosa. En este artículo, exploraremos la definición bíblica de la soberbia y cómo podemos evitar caer en ella.

¿Qué dice la Biblia sobre la soberbia?

La soberbia es uno de los pecados más mencionados en la Biblia. En Proverbios 16:18, se nos advierte que «la soberbia precede a la destrucción, y la altivez de espíritu a la caída». En Romanos 12:16, se nos aconseja «no ser sabios en nuestra propia opinión». La soberbia, según la Biblia, es un pecado que nos separa de Dios y nos lleva a la ruina.

¿Cómo podemos evitar la soberbia?

La humildad es la clave para evitar la soberbia. En Filipenses 2:3, se nos dice que debemos «considerar a los demás como superiores a nosotros mismos».

La humildad nos permite reconocer nuestras limitaciones y dependencia de Dios y nos ayuda a tratar a los demás con respeto y amor.

Otra forma de evitar la soberbia es reconocer que todo lo que tenemos y somos viene de Dios. En 1 Corintios 4:7, se nos recuerda que «¿quién te hace diferente de los demás? ¿Qué tienes que no hayas recibido? Y si lo has recibido, ¿por qué te jactas como si no lo hubieras hecho?»

Es importante también rodearnos de personas que nos puedan corregir y edificar en lugar de halagarnos y agrandar nuestro ego. En Proverbios 27:6, se nos dice que «las heridas que hace el amigo son leales, pero los besos del enemigo son engañosos». Es mejor tener amigos que nos puedan corregir amorosamente que tener enemigos que nos halaguen.

La soberbia es un pecado que nos separa de Dios y nos lleva a la ruina. Sin embargo, podemos evitar la soberbia al practicar la humildad, reconocer que todo lo que tenemos y somos viene de Dios y rodearnos de personas que nos puedan corregir y edificar. Siguiendo estos consejos, podemos mantenernos alejados de la soberbia y vivir una vida que honre a Dios.