La esperanza del Apocalipsis 21 según la Biblia de Jerusalén

El Apocalipsis es uno de los libros más enigmáticos de la Biblia. A menudo se le considera un libro lleno de tragedias y desastres, pero también es un libro lleno de esperanza. El Apocalipsis 21 es particularmente conocido por su descripción detallada del cielo nuevo y la tierra nueva. En este artículo, exploraremos la esperanza que se encuentra en el Apocalipsis 21 según la Biblia de Jerusalén.

La nueva Jerusalén

El Apocalipsis 21 comienza con una visión de la nueva Jerusalén. Juan, el autor del Apocalipsis, describe la ciudad como un lugar hermoso y perfecto, que desciende del cielo. La ciudad es descrita como un lugar de oro puro, con calles de cristal y muros de jaspe.

El río de la vida

Dentro de la ciudad, Juan describe un río de agua viva que fluye desde el trono de Dios. Este río simboliza la vida eterna que se ofrece a aquellos que han puesto su fe en Jesucristo. El río es descrito como cristalino y puro, y a lo largo de sus orillas se encuentran los árboles de la vida, que producen frutos cada mes.

La presencia de Dios

Una de las características más importantes de la nueva Jerusalén es la presencia de Dios. Juan describe la ciudad como el lugar donde Dios morará con su pueblo.

Dios enjugará toda lágrima de los ojos de sus habitantes y no habrá más muerte, dolor ni llanto.

La renovación de todas las cosas

La visión de Juan no solo incluye una nueva Jerusalén, sino también una renovación completa de todas las cosas. En el Apocalipsis 21, Juan describe un cielo nuevo y una tierra nueva. La tierra actual será destruida y reemplazada por una nueva tierra donde Dios morará con su pueblo para siempre.

La ausencia de maldad

En la nueva tierra, no habrá más maldad ni pecado. Juan describe una ciudad donde la justicia y la paz reinan, y donde no hay más dolor ni sufrimiento. Esta es la esperanza final para todos los creyentes en Jesucristo: un lugar donde la maldad no existe y donde la presencia de Dios llena todo.

El Apocalipsis 21 ofrece una visión de esperanza para todos los creyentes en Jesucristo. Es un recordatorio de que, aunque el mundo actual puede estar lleno de dolor y sufrimiento, hay un futuro glorioso para aquellos que ponen su fe en Dios. La nueva Jerusalén y la renovación de todas las cosas son una promesa de que un día, todo será restaurado a su estado original y la presencia de Dios llenará todo. Esta es la esperanza que los creyentes tienen en el Apocalipsis 21 según la Biblia de Jerusalén.