La protección divina en el Salmo 91 de la Sagrada Biblia

El Salmo 91 es uno de los salmos más populares de la Sagrada Biblia y es conocido por sus mensajes de protección divina y seguridad para aquellos que confían en Dios. Este salmo es una fuente de consuelo y fortaleza para muchos cristianos en tiempos de dificultades y pruebas. En este artículo, exploraremos el Salmo 91 con más detalle y descubriremos cómo este salmo puede brindar protección y seguridad a aquellos que lo recitan con fe.

¿Qué es el Salmo 91?

El Salmo 91 es un salmo de alabanza y oración que se encuentra en la Biblia. Es uno de los salmos más largos y se divide en 16 versículos. Este salmo se enfoca en la protección divina y la seguridad que Dios brinda a aquellos que ponen su confianza en Él. En el Salmo 91, Dios es descrito como un refugio seguro y un escudo protector para sus hijos.

La protección divina en el Salmo 91

El Salmo 91 es un salmo de protección divina que ofrece seguridad y consuelo a aquellos que confían en Dios. El salmo comienza con una declaración de confianza en la protección divina de Dios. El Salmo 91:1-2 dice: «El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; mi Dios, en quien confiaré».

La promesa de protección

El Salmo 91 continúa con una serie de promesas de protección divina para aquellos que confían en Dios. El Salmo 91:3-4 dice: «Porque él te librará del lazo del cazador, de la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; escudo y adarga es su verdad».

La seguridad en Dios

El Salmo 91 también enfatiza la seguridad en Dios. El Salmo 91:5-6 dice: «No temerás el terror nocturno, ni saeta que vuele de día, ni pestilencia que ande en oscuridad, ni mortandad que en medio del día destruya».

La protección de los ángeles

El Salmo 91:11-12 habla de la protección de los ángeles de Dios. «Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra».

La victoria sobre el enemigo

El Salmo 91 también habla de la victoria sobre el enemigo. El Salmo 91:13 dice: «Pisarás al león y al áspid; hollarás al cachorro del león y al dragón».

¿Cómo recitar el Salmo 91?

El Salmo 91 se puede recitar como una oración o un canto. Es importante recitar el Salmo 91 con fe y confianza en la protección divina de Dios. Recitar el Salmo 91 puede traer paz y consuelo en tiempos de dificultades y pruebas.

El Salmo 91 es un salmo de protección divina que ofrece seguridad y consuelo para aquellos que confían en Dios. Este salmo es una fuente de fortaleza y consuelo en tiempos de dificultades y pruebas. Al recitar el Salmo 91 con fe y confianza en Dios, podemos experimentar la protección divina y la seguridad que Dios brinda a sus hijos.