Lo que la Biblia enseña sobre la burla y cómo evitarla

La burla es una forma de agresión verbal que se utiliza para ridiculizar, humillar o avergonzar a alguien. En la Biblia, la burla se menciona en varias ocasiones y se considera una conducta inapropiada y dañina. En este artículo, exploraremos lo que la Biblia enseña sobre la burla y cómo podemos evitarla en nuestra vida diaria.

¿Qué es la burla según la Biblia?

Según la Biblia, la burla es una forma de hablar mal de los demás y despreciarlos. En Proverbios 26:18-19 se dice: «Como el que toma un perro por las orejas, así es el que pasa y se entremete en la contienda ajena. Como el loco que lanza teas y flechas y muerte, así es el que engaña a su amigo y dice: ¿No lo hacía yo en broma?». Este pasaje muestra que la burla puede ser muy dañina y que no se debe tomar a la ligera.

¿Por qué es importante evitar la burla?

La burla causa dolor y humillación a la persona que la recibe. En Mateo 7:12 se nos dice: «Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas». Este pasaje nos muestra que debemos tratar a los demás como nos gustaría ser tratados, y la burla no es una forma de tratar a alguien con amor y respeto.

Además, la burla puede tener consecuencias negativas en nuestras relaciones con los demás. En Proverbios 22:10 se nos dice: «Echa fuera al escarnecedor, y saldrá la contienda, y cesará el pleito y la afrenta». Este pasaje muestra que la burla puede llevar a peleas y conflictos, lo cual puede dañar nuestras relaciones con los demás.

¿Cómo podemos evitar la burla?

Para evitar la burla, debemos ser conscientes de nuestras palabras y acciones. En Colosenses 4:6 se nos dice: «Vuestra palabra siempre sea con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno».

Debemos hablar con gracia y respeto, y evitar el uso de palabras hirientes o sarcásticas.

También debemos ser conscientes de cómo nuestras acciones pueden afectar a los demás. En Romanos 14:13 se nos dice: «Así que, no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano». Debemos evitar hacer cosas que puedan hacer que los demás se sientan avergonzados o humillados.

Debemos tratar a los demás con amor y respeto. En 1 Pedro 4:8 se nos dice: «Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados». Si amamos a los demás y tratamos de entender sus sentimientos, es menos probable que los ridiculicemos o humillemos.

¿Es malo hacer bromas?

No necesariamente. Las bromas pueden ser divertidas y pueden ayudarnos a conectarnos con los demás. Sin embargo, es importante asegurarnos de que nuestras bromas no sean hirientes o humillantes para los demás.

¿Puedo reírme de mí mismo?

Sí, reírse de uno mismo puede ser una forma saludable de lidiar con situaciones difíciles. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todos se sienten cómodos riéndose de sí mismos, y debemos respetar los límites de los demás.

¿Cómo puedo saber si he herido a alguien con mis palabras?

Siempre es una buena idea preguntar a los demás cómo se sienten acerca de nuestras palabras y acciones. Si alguien nos dice que se ha sentido humillado o avergonzado por algo que hemos dicho, debemos pedir disculpas y asegurarnos de no repetir ese comportamiento en el futuro.