El Adventismo: Orígenes y creencias de esta corriente religiosa

El Adventismo: Orígenes y creencias de esta corriente religiosa

El Adventismo es una corriente religiosa que se originó a mediados del siglo XIX en los Estados Unidos. Sus creencias se basan en la interpretación de la Biblia, especialmente en el estudio del libro del Apocalipsis y en la expectativa del retorno de Jesucristo. En este artículo, exploraremos los orígenes y las principales creencias de esta corriente religiosa.

Orígenes del Adventismo

El Adventismo tiene sus raíces en el movimiento del Segundo Gran Despertar que tuvo lugar en los Estados Unidos durante el siglo XIX. Durante este período, hubo un renovado interés por el estudio de la Biblia y por la búsqueda de una experiencia religiosa personal. Fue en este contexto que surgieron diversas corrientes religiosas, incluyendo el Adventismo.

El fundador del Adventismo fue William Miller, un pastor bautista que estudió detenidamente la Biblia y llegó a la conclusión de que el retorno de Jesucristo era inminente. Miller predicó su mensaje de la Segunda Venida de Cristo y el Juicio Final con gran fervor y atrajo a miles de seguidores en todo Estados Unidos.

Creencias fundamentales

La Segunda Venida de Jesucristo

El Adventismo cree en la Segunda Venida de Jesucristo como un evento real y literal. Según esta corriente religiosa, Jesús regresará a la Tierra para establecer su reino y juzgar a los vivos y a los muertos. Esta creencia es central en la teología del Adventismo y ha sido la fuente de gran esperanza y consuelo para sus seguidores a lo largo de los años.

El Santuario Celestial

El Adventismo también sostiene la creencia en un Santuario Celestial, basado en su interpretación del libro del Apocalipsis. Según esta creencia, después de su ascensión, Jesús entró en el Santuario Celestial para llevar a cabo una obra de expiación por los pecados de la humanidad.

Esta creencia en el Santuario Celestial implica que cada individuo es responsable de su relación con Dios y que estamos en un periodo de juicio. El Adventismo enfatiza la necesidad de una vida piadosa y el cumplimiento de los mandamientos de Dios como respuesta a este juicio inminente.

El Sábado como día de reposo

Otro aspecto distintivo del Adventismo es su observancia del sábado como día de reposo. Los adventistas creen que el sábado es el día señalado por Dios como día de descanso y adoración, basándose en la interpretación del cuarto mandamiento del Decálogo. Para ellos, el sábado es un momento de comunión con Dios y de renovación espiritual.

El Adventismo, con sus raíces en el Segundo Gran Despertar, se ha convertido en una corriente religiosa con una base sólida de creyentes en todo el mundo. Sus creencias en la Segunda Venida de Jesucristo, el Santuario Celestial y la observancia del sábado como día de reposo son distintivas y han dado forma a la vida y la fe de sus seguidores.

Scroll al inicio