La promesa de la salvación en Génesis 3:15 – Biblia de Jerusalén

El capítulo 3 del libro de Génesis es uno de los más importantes de la Biblia, ya que en él se narra la caída del hombre. El pecado de Adán y Eva trajo consecuencias terribles para toda la humanidad, pero también trajo consigo una promesa de salvación. En Génesis 3:15 se encuentra una de las profecías más importantes de la Biblia, que habla de la victoria final sobre Satanás.

El contexto histórico

Para entender el significado de la promesa de la salvación en Génesis 3:15, es importante tener en cuenta el contexto histórico en el que fue escrita la Biblia. En aquellos tiempos, la humanidad estaba Da por el pecado y la maldad reinaba en el mundo. La promesa de la salvación en Génesis 3:15 fue una luz de esperanza en medio de tanta oscuridad.

La promesa de la salvación

En Génesis 3:15 se lee: «Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu linaje y el suyo; ella te aplastará la cabeza cuando tú la hieras en el talón». Esta promesa es conocida como el protoevangelio, que significa «el primer anuncio del Evangelio». En ella se anuncia la victoria final de la humanidad sobre Satanás.

La enemistad entre la mujer y Satanás

La promesa de la salvación comienza con la declaración de que Dios pondrá enemistad entre la mujer y Satanás. Esta enemistad es una señal de que Dios no tolerará la maldad y que está dispuesto a luchar por la salvación de su pueblo.

La victoria de la mujer

La promesa continúa diciendo que la mujer aplastará la cabeza de Satanás mientras él la hiera en el talón. Esta frase es una profecía de la victoria final de la humanidad sobre Satanás.

Aunque la mujer sufrirá heridas en la lucha contra el mal, la victoria final será suya.

El cumplimiento de la promesa

La promesa de la salvación en Génesis 3:15 se cumplió en la persona de Jesucristo. Él vino al mundo para aplastar la cabeza de Satanás y para liberar a la humanidad del pecado. La muerte y resurrección de Jesús son la prueba de que la promesa de la salvación se cumplió.

La enemistad entre Jesús y Satanás

Jesús fue el mayor enemigo de Satanás. Él luchó contra el mal y la maldad en el mundo y venció a Satanás en la cruz. La enemistad entre Jesús y Satanás es la continuación de la enemistad entre la mujer y Satanás anunciada en Génesis 3:15.

La victoria de Jesús

La victoria final sobre Satanás fue obtenida por Jesús en la cruz. Aunque sufrió heridas en su talón, la victoria fue suya. La resurrección de Jesús es la prueba de que la promesa de la salvación se cumplió.

La promesa de la salvación en Génesis 3:15 es una de las profecías más importantes de la Biblia. Aunque fue anunciada en los primeros capítulos del libro de Génesis, se cumplió en la persona de Jesucristo. La enemistad entre la mujer y Satanás y la victoria final de la humanidad sobre el mal son una señal de la misericordia y el amor de Dios hacia su pueblo.