Poligamia en la Biblia: ¿Qué dice la Palabra de Dios?

Poligamia en la Biblia: ¿Qué dice la Palabra de Dios?

La poligamia, la práctica de tener múltiples esposas o esposos simultáneamente, ha sido un tema controvertido en muchas culturas y religiones a lo largo de la historia. En este artículo, examinaremos los acontecimientos religiosos de la Biblia para explorar qué dice la Palabra de Dios sobre la poligamia.

La Poligamia en el Antiguo Testamento

En el Antiguo Testamento, encontramos varios ejemplos de hombres bíblicos que practicaban la poligamia. El rey Salomón, por ejemplo, tuvo cientos de esposas y concubinas, lo cual está documentado en el libro de Reyes. Otro ejemplo es Jacob, quien tuvo dos esposas, Lea y Raquel, además de sus concubinas.

Las Razones Culturales

La poligamia en el Antiguo Testamento se puede entender, en parte, como una práctica cultural aceptada en ese tiempo. Era común que los hombres tuvieran múltiples esposas debido a razones económicas, políticas y sociales. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la aprobación cultural no necesariamente implica aprobación divina.

La Enseñanza de Jesús sobre el Matrimonio

En el Nuevo Testamento, Jesús reafirmó la enseñanza original sobre el matrimonio establecida en el libro del Génesis. En Mateo 19:4-6, Jesús dijo: “¿No habéis leído que su Creador los hizo al principio varón y hembra, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre”. Estas palabras de Jesús establecen claramente la definición de matrimonio como la unión de un hombre y una mujer.

La Importancia de la Monogamia

A través de las enseñanzas de Jesús, podemos inferir que la poligamia no se alinea con el plan original de Dios para el matrimonio. La monogamia es presentada como la norma en las Escrituras cristianas, y cualquier desviación de esta norma se considera contraria a la voluntad de Dios.

En conclusión, la poligamia fue practicada en el Antiguo Testamento por varios personajes bíblicos, pero eso no significa necesariamente que fuera aprobada por Dios. Las enseñanzas de Jesús en el Nuevo Testamento reafirman la importancia de la monogamia como la forma deseada de matrimonio.