Shekhiná: El Espíritu Divino que habita en la Tierra

Shekhiná: El Espíritu Divino que habita en la Tierra

La Shekhiná es un concepto que se encuentra en la religión judía y hace referencia al Espíritu Divino que habita en la Tierra. Aunque no se menciona explícitamente en la Biblia, su presencia se puede observar a lo largo de diversos acontecimientos religiosos narrados en los textos sagrados.

Los orígenes de la Shekhiná

Para entender el significado de la Shekhiná, es importante remontarnos a los primeros relatos bíblicos. En el libro del Génesis, se narra la creación del mundo y la presencia de Dios en el Jardín del Edén. Aquí es donde la Shekhiná es mencionada por primera vez de manera indirecta, pues se describe cómo Dios caminaba por el Jardín en la brisa del día.

A lo largo de la historia bíblica, la Shekhiná continúa manifestándose en eventos claves. Durante la construcción del Tabernáculo en el desierto, la presencia de Dios fue tan fuerte que la nube de la Shekhiná cubrió el Lugar Santísimo. Esto simbolizaba la presencia divina entre su pueblo.

La Shekhiná en el templo de Jerusalén

La construcción del Templo de Jerusalén marcó un hito en la relación entre Dios y el pueblo de Israel. En este lugar sagrado, la Shekhiná se manifestaba de manera especial durante rituales y ofrendas. El Arca de la Alianza, ubicada en el Santo de los Santos, era considerada el lugar donde residía la presencia divina.

Según los relatos bíblicos, cuando el Templo fue destruido por las fuerzas enemigas, la Shekhiná abandonó el lugar y se retiró de Israel. Este evento marcó un período conocido como el exilio, en el cual la presencia divina parecía estar ausente.

La ausencia y el retorno de la Shekhiná

Durante el exilio, los profetas de Israel transmitieron mensajes de esperanza, prometiendo el retorno de la Shekhiná y la restauración del pueblo judío. Estos mensajes encontraron cumplimiento cuando el Segundo Templo fue construido en Jerusalén, y la Shekhiná volvió a habitar en el Lugar Santísimo.

La presencia de la Shekhiná en el Segundo Templo fue evidenciada por prodigiosos acontecimientos, como la luz eterna del candelabro que nunca se extinguía y la voz divina que se escuchaba desde el Lugar Santísimo.

La Shekhiná en la actualidad

Aunque el Segundo Templo fue nuevamente destruido en el año 70 d.C., la presencia de la Shekhiná sigue siendo relevante dentro de la tradición judía. Se cree que, a pesar de la ausencia de un templo físico, la Shekhiná sigue habitando espiritualmente en la Tierra.

Hoy en día, se busca la presencia de la Shekhiná en el estudio de la Torá, en la práctica de la justicia y en la oración sincera. Además, existe la esperanza de que la llegada del Mashíaj, el mesías, marque el retorno definitivo de la Shekhiná y la restauración completa del pueblo de Israel.

En conclusión, la Shekhiná representa la presencia divina en la Tierra. Aunque no se menciona explícitamente en la Biblia, su manifestación se evidencia a través de diversos eventos religiosos. A lo largo de la historia, la Shekhiná ha habitado en lugares sagrados como el Jardín del Edén, el Tabernáculo y el Templo de Jerusalén. Aunque estos templos físicos han sido destruidos, se cree que la Shekhiná sigue presente en la realidad espiritual y se espera su retorno definitivo en el futuro.