Advertencia bíblica sobre brujería en Éxodo 22:18

La brujería es un tema que ha fascinado a la humanidad desde tiempos inmemoriales. La idea de tener poderes sobrenaturales y la posibilidad de controlar a otros ha llevado a muchas personas a explorar el mundo de la magia y la hechicería. Sin embargo, en la Biblia, la brujería es vista como una práctica malvada y peligrosa que puede llevar a la destrucción espiritual y física. En este artículo, exploraremos la advertencia bíblica sobre la brujería en Éxodo 22:18 y lo que significa para los cristianos de hoy.

¿Qué dice Éxodo 22:18 sobre la brujería?

En Éxodo 22:18, Dios le da una advertencia muy clara al pueblo de Israel: “No permitirás que viva la hechicera”. Esta es una declaración contundente que muestra lo seriamente que Dios ve la brujería y la hechicería. La palabra hebrea utilizada aquí para “hechicera” se refiere a una mujer que practica la magia, la hechicería o la brujería. Esta misma palabra también se usa en el Nuevo Testamento en Gálatas 5:20 y Apocalipsis 21:8 para referirse a aquellos que practican la brujería y la hechicería.

¿Por qué la brujería es considerada malvada?

La brujería es vista como una práctica malvada en la Biblia por varias razones. En primer lugar, la brujería implica confiar en poderes sobrenaturales que no son de Dios. En lugar de confiar en la providencia divina y la voluntad de Dios, los brujos y brujas buscan manipular el mundo a su alrededor mediante el uso de la magia y la hechicería. Esta actitud de control y manipulación va en contra de la humildad y la sumisión a la voluntad de Dios que se espera de los cristianos.

Además, la brujería a menudo implica la invocación de espíritus malignos y demonios para obtener poder y conocimiento. En Deuteronomio 18:10-12, Dios le da a Israel la orden de no practicar la adivinación, la hechicería, la magia, la consulta a los muertos ni la invocación de espíritus malignos. Estas prácticas son vistas como abominables a los ojos de Dios y pueden llevar a la opresión espiritual y la posesión demoníaca.

¿Qué dice el Nuevo Testamento sobre la brujería?

En el Nuevo Testamento, la brujería sigue siendo vista como una práctica malvada y peligrosa. En Gálatas 5:19-21, el apóstol Pablo incluye la brujería en una lista de obras de la carne que son opuestas al fruto del Espíritu. También se menciona en Apocalipsis 21:8 como una de las prácticas que llevan a la condenación eterna.

¿Qué significa esto para los cristianos de hoy?

Para los cristianos de hoy, la advertencia bíblica sobre la brujería en Éxodo 22:18 es una llamada a evitar toda forma de magia, hechicería y brujería. Si bien puede ser tentador buscar respuestas y poderes sobrenaturales fuera de Dios, debemos confiar en la voluntad de Dios y buscar su dirección a través de la oración y la lectura de la Biblia. También debemos estar en guardia contra cualquier enseñanza o práctica que promueva la brujería o la hechicería, ya que estas cosas pueden llevarnos por un camino peligroso y alejarnos de la voluntad de Dios.

La advertencia bíblica sobre la brujería en Éxodo 22:18 es una llamada clara y contundente a evitar toda forma de magia, hechicería y brujería. La brujería es vista como una práctica malvada y peligrosa que puede llevar a la destrucción espiritual y física. Como cristianos, debemos confiar en la voluntad de Dios y buscar su dirección en todas las cosas, evitando las prácticas y enseñanzas que promuevan la brujería o la hechicería.