Que Comunion Tiene la Luz Con las Tinieblas Reina Valera 1960

¿Qué comunión tiene la luz con las tinieblas?

La Biblia, como el libro sagrado de los cristianos, contiene una gran cantidad de enseñanzas espirituales que nos guían en nuestro caminar de fe. Uno de los conceptos más poderosos que podemos encontrar allí es la idea de la comunión entre la luz y las tinieblas. En este artículo, exploraremos qué significa esta comunión y cómo podemos aplicarla a nuestras vidas.

Origen bíblico

El versículo clave que nos introduce a esta temática se encuentra en el libro de 2 Corintios 6:14, en la Reina Valera 1960. Allí se nos dice: “¿Qué comunión tiene la luz con las tinieblas?” Este interrogante nos invita a reflexionar sobre la naturaleza de la luz y las tinieblas, y cómo estas dos realidades pueden o no coexistir.

La luz en la Biblia

A lo largo de las Escrituras, la luz es utilizada como un símbolo de la presencia divina, la verdad y la justicia. Por ejemplo, en el libro de Juan 8:12, Jesús mismo afirma: “Yo soy la luz del mundo”. Esto nos muestra que la luz representa la presencia redentora de Dios en nuestras vidas y en el mundo.

Las tinieblas en la Biblia

Por otro lado, las tinieblas son utilizadas como un símbolo de todo lo opuesto a la luz. Representan la oscuridad, el pecado y la separación de Dios. En Efesios 5:8, se nos exhorta a “andar como hijos de luz”, lo cual implica alejarnos de las tinieblas y vivir de acuerdo a los principios divinos.

La separación entre la luz y las tinieblas

El versículo de 2 Corintios 6:14 nos plantea la pregunta retórica de si es posible tener comunión entre la luz y las tinieblas. La respuesta clara que encontramos en la Biblia es que no hay comunión posible entre estos dos elementos.

La luz y las tinieblas son antagónicas, se repelen mutuamente. Si buscamos vivir en la luz, debemos alejarnos de las tinieblas y de todo aquello que las representa. En Mateo 6:23, Jesús afirma que “si tu ojo es malo, todo tu cuerpo estará en tinieblas”, lo cual nos insta a mantener una pureza de corazón y una sintonía con la luz divina.

Aplicación en nuestras vidas

La enseñanza de la separación entre la luz y las tinieblas tiene una profunda implicación práctica en nuestras vidas como creyentes. Nos llama a vivir en santidad, alejándonos de todo lo que nos aparta de la presencia de Dios y buscando la comunión con Él.

Esto implica examinar nuestras relaciones, nuestros hábitos y nuestras decisiones para asegurarnos de que estemos caminando en la luz. Como dice el Salmo 119:105, “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino”. La Palabra de Dios nos ilumina y nos guía en el camino de la luz, mostrándonos cómo vivir conforme a Su voluntad.

En resumen, la comunión entre la luz y las tinieblas es imposible según la enseñanza bíblica. Debemos buscar la luz de Dios, vivir en comunión con Él y alejarnos de todo lo que represente las tinieblas. En este camino, encontramos la verdadera paz interior y la plenitud espiritual que anhelamos.

Te invito a leer más sobre este tema en la Biblia, específicamente en el versículo de 2 Corintios 6:14, en la Reina Valera 1960:

2 Corintios 6:14 (RVR1960)

No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?

Que esta reflexión sobre la comunión entre la luz y las tinieblas nos lleve a buscar una vida de mayor santidad y cercanía con Dios.