Qué es Mayordomia según la Biblia

¿Qué es Mayordomía según la Biblia?

En la Biblia, la mayordomía se refiere al concepto de ser un administrador responsable de los recursos que Dios nos ha confiado. A través de diferentes acontecimientos religiosos y enseñanzas, se nos presentan principios clave que nos ayudan a comprender la importancia de la mayordomía en nuestra vida espiritual.

La creación y el mandato de dominio

Desde los primeros capítulos del Génesis, la Biblia establece el fundamento para entender la mayordomía mediante el relato de la creación de la humanidad. En Génesis 1:26-28, Dios crea al hombre a su imagen y semejanza, y le otorga el mandato de “llenar la tierra y someterla”. Este mandato implica una responsabilidad de cuidar y administrar adecuadamente los recursos que Dios ha creado para nuestro beneficio.

La parábola de los talentos

En Mateo 25:14-30, Jesús comparte la parábola de los talentos para ilustrar la importancia de la mayordomía. En esta parábola, un hombre rico entrega diferentes cantidades de dinero a sus siervos y luego los deja a cargo mientras se ausenta. Al regresar, el hombre evalúa la forma en que cada siervo ha administrado los talentos que se les confiaron. Aquellos que fueron fieles y fructíferos en su administración son elogiados, mientras que el siervo que enterró su talento es reprendido. Esta parábola nos enseña que Dios espera que utilicemos sabiamente los recursos que Él nos ha dado y que demos fruto en nuestra mayordomía.

La historia de la viuda y la ofrenda

En el evangelio de Marcos 12:41-44, encontramos la conmovedora historia de la viuda que ofreció dos pequeñas monedas como ofrenda en el templo. Jesús, al observar esto, señala que la viuda ha dado más que los demás, ya que ha dado todo lo que tenía. Esta historia nos muestra que la mayordomía no se trata solo de la cantidad de lo que damos, sino de la actitud de generosidad y entrega de nuestras vidas a Dios.

Los diezmos y ofrendas

Un principio importante de la mayordomía se encuentra en la práctica de los diezmos y las ofrendas. El diezmo, que consiste en dar el 10% de nuestros ingresos a Dios, es mencionado en varios pasajes de la Biblia, como en Malaquías 3:10. Las ofrendas, por otro lado, son donaciones voluntarias que se dan como una expresión de gratitud y adoración a Dios. Tanto los diezmos como las ofrendas son una forma de reconocer que todo lo que tenemos proviene de Dios y que estamos dispuestos a administrarlo según sus principios y propósitos.

Dios como nuestro proveedor

Uno de los aspectos fundamentales de la mayordomía es reconocer a Dios como nuestro proveedor. En la Biblia, encontramos numerosas promesas de que Dios proveerá nuestras necesidades cuando confiamos en Él y actuamos como buenos mayordomos de los recursos que nos ha dado. Un ejemplo destacado de esto se encuentra en Filipenses 4:19, donde se nos asegura que “mi Dios proveerá a todas sus necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”.

En resumen, la mayordomía según la Biblia es el llamado a ser administradores responsables de los recursos que Dios nos ha confiado. A través de historias, enseñanzas y principios bíblicos, podemos comprender mejor la importancia de ser buenos administradores en todas las áreas de nuestra vida. La mayordomía implica reconocer a Dios como nuestro proveedor, utilizar sabiamente nuestros talentos y recursos, y actuar con generosidad y gratitud hacia Él y hacia los demás.