Salmo 91 el Señor es mi Pastor

Acontecimientos Religiosos de la Biblia:

La Biblia es una fuente de inspiración y enseñanzas sagradas para millones de personas en todo el mundo. A lo largo de sus páginas, encontramos una amplia gama de relatos y escritos que reflejan la relación entre Dios y la humanidad. Uno de los pasajes más emblemáticos y reconfortantes es el Salmo 91, conocido como “El Señor es mi Pastor”. En este artículo, exploraremos la profundidad espiritual de este salmo y su relevancia en nuestra vida diaria.

El Salmo 91

El Salmo 91 forma parte del Antiguo Testamento y es atribuido al rey David. Este salmo en particular expresa confianza en la protección divina y la seguridad que proviene de tener a Dios como nuestro pastor. El salmista comienza declarando: “El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente” (versículo 1). Esta afirmación resuena en nuestro corazón y nos invita a buscar refugio en la presencia de Dios en medio de los desafíos y tribulaciones de la vida.

La Protección Divina

El Salmo 91 continúa desarrollando la idea de la protección divina, destacando que “no temeremos el terror nocturno, ni saeta que vuele de día, ni pestilencia que ande en oscuridad, ni mortandad que en medio del día destruya” (versículos 5-6). Estas palabras transmiten una profunda tranquilidad, ya que reconocemos que Dios está cuidando de nosotros en todo momento.

Los Ángeles como Protectores

Otro aspecto destacado en el Salmo 91 es la intervención de los ángeles en nuestra vida. El salmista declara: “Porque a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos” (versículo 11). Esta promesa nos recuerda que tenemos compañía celestial en nuestras jornadas y que los ángeles están a nuestro cuidado, protegiéndonos de todo mal.

Promesa de Larga Vida

El Salmo 91 también nos brinda una promesa de larga vida. El salmista declara: “Con largura de días saciaré[nt]s, y le mostrare[nt] mi salvación” (versículo 16). Esta promesa nos llena de esperanza y nos recuerda que, al buscar la guía y protección de Dios, recibiremos bendiciones y prosperidad en todas las áreas de nuestra vida.

El Salmo 91 es un recordatorio poderoso de que Dios es nuestro fiel Pastor. En medio de las adversidades y desafíos de la vida, podemos encontrar consuelo y protección en Su presencia. Este pasaje bíblico nos invita a confiar en Dios en todo momento, sabiendo que Él está con nosotros y que nos guiará por caminos de vida abundante.

Salmo 91 – El Señor es mi Pastor

El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente.

Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; mi Dios, en quien confiaré.

Él te librará del lazo del cazador, de la peste destructora.

Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; escudo y adarga es su verdad.

No temerás el terror nocturno, ni saeta que vuele de día,

ni pestilencia que ande en oscuridad, ni mortandad que en medio del día destruya.

Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; más a ti no llegará.

Ciertamente con tus ojos mirarás y verás la recompensa de los impíos.

Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, al Altísimo por tu habitación,

no te sobrevendrá mal, ni plaga tocará tu morada.

Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos.

En las manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra.

Sobre el león y el áspid pisarás; hollarás al cachorro del león y al dragón.

Pues que en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.

Me invocará, y yo le responderé; con él estaré yo en la angustia; lo libraré y le glorificaré.

Lo saciaré de larga vida, y le mostraré mi salvación.